Una medicina más saludable, el nuevo paradigma mundial

 

En todo el mundo y también en la Argentina, la preocupación por alimentarse naturalmente y llevar una vida lo más saludable posible crece sin pausa. Este interés se ve en varios sectores, desde el cuidado del cuerpo, pasando por la alimentación hasta la selección consciente de alimentos con menor procedimientos industriales.

 

Algunos indicadores ilustran esta tendencia. De acuerdo a Estadista, el valor de las ventas minoristas de alimentos para la salud y el bienestar, entre enero y mediados de noviembre de 2017, en Brasil ascendieron a 28.320 millones de dólares. En México alcanzaron casi 17.000 millones de dólares.
En la Argentina, la Sociedad Argentina de Nutrición, asegura que un 5 por ciento de la población es vegana, y que el número va en aumento.

Las etiquetas de los productos elaborados industrialmente despiertan el interés de los consumidores y a su vez, de las autoridades, quienes también han tomado cartas en el asunto, a través de nuevas reglamentaciones que tienden a visibilizar aún más elementos considerados nocivos para la salud como el azúcar, el sodio o las grasas.

 

De la misma manera, el interés por conocer el contenido de los alimentos, también se manifiesta el de los medicamentos. El mismo interés de las personas se observa en lo relacionado con los elementos que componen un remedio. La preferencia, siempre que sea posible, por recetas con componentes naturales, gana terreno.

 

Así lo confirman, los profesionales de Farmacia Técnica, con más de 30 años de experiencia en el rubro, quienes observan la tendencia a volcarse a lo natural.

 

Más aún, esta inclinación a favor de ingredientes naturales y opciones de tratamiento por fuera de la medicina tradicional promete seguir creciendo. Una encuesta realizada en los Estados Unidos en 2017 encontró que el 45 por ciento de los consultados que no hacían tratamientos homeopáticos, podrían intentarlo.

 

Según un relevamiento encargado por el diario Clarín, el 16% de los argentinos utiliza regularmente la homeopatía y por lo menos un 40% la ha utilizado alguna vez.

A pesar de tener varios detractores, esta medicina alternativa sigue consolidándose y constituyéndose como una opción elegida por más cantidad de gente, quienes buscan en estos conocimientos, una forma menos invasiva de tratar algunas enfermedades.

 

La preparación magistral del medicamento que se llevará al propio cuerpo es apreciado particularmente.

Los medicamentos homeopáticos se elaboran a partir de extractos de plantas, como la Belladonna; sustancias minerales como el fósforo o el azufre; de sustancias de origen animal como la abeja o la cantárida.

 

Elaborar las recetas prescritas por los profesionales, en dosis exactas y en las formas que las normas prevén son características de estos remedios. Se puede saber más sobre este aspecto en el siguiente enlace http://farmaciatecnica.com.ar/remedio-homeopatico/.

Otro aspecto relacionado con esta tendencia es la mayor conciencia de un sector de la población en cuanto a la importancia de consumir antibióticos u otras drogas sólo en los casos en los que es necesario, sin automedicarse y evitándolos; siempre que sea posible.

 

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) posee un programa regular a nivel mundial para la toma de conciencia y el trabajo conjunto de las naciones, con el fin de reducir el consumo de este producto, ya que su abuso lleva a los efectos contrarios, fomentando y haciendo más fuertes las bacterias que pretende destruir.

De acuerdo a un estudio realizado por el sistema de salud británico de 2014, las infecciones resistentes a los antibióticos provocan unas 700 mil muertes al año.