Materiales eléctricos: dónde y en quién confiar

Si hay algo que caracteriza al argentino promedio es la idea de que somos capaces de emprender cualquier arreglo o remodelación sin tener en cuenta el riesgo que eso supone para nuestro bolsillo. Todos quisiéramos ahorrar algo de dinero, es cierto, sobre todo debido al costo de mano de obra, pero nunca deberíamos hacerlo en la calidad de los materiales eléctricos que compremos para nuestra obra. Y a continuación te explico por qué.

Estos productos, como tantos otros, tienen distintas marcas, opciones y precios. Por ejemplo, en el sitio: Electrofer (https://www.electrofer.com.ar/) podemos ver la gran variedad de marcas de materiales eléctricos que existen actualmente para un mismo producto. ¿Cuál es el ideal? Depende de muchos factores, pero el precio no siempre es el más aconsejable.

Lo que hoy sale más barato probablemente deba ser renovado en un plazo menor de tiempo, de manera tal que lo que ahorremos en costos de materiales durante la refacción u obra tendrá que ser invertido, y con intereses, cuando haya que reemplazarlo. Con esto no quiero decir que lo más caro necesariamente es lo mejor. Hay excelentes productos que no están entre los más costosos y que funcionan perfectamente bien. Los más baratos, a su vez, suelen ser los de menor durabilidad.

Todo proyecto tiene características propias, y sobre todo presupuestos que deben respetarse. En otros aspectos podemos ahorrar, por ejemplo, realizando algunas cosas nosotros mismos, pero en términos de materiales eléctricos es poco y nada lo que podemos hacer. Recurrir a productos de calidad, insisto, no necesariamente los más caros, pero tampoco los más baratos, realmente puede hacer la diferencia.

Mi principal recomendación consiste en asesorarse, y no solo con el arquitecto o maestro mayor de obra encargado de llevar adelante tu proyecto, sino también con las comercios que se dedican a la venta de materiales eléctricos. Generalmente dan muy buen asesoramiento personalizado si la compra es considerable. Tampoco voy a pedirte que entres en terrenos pantanosos, como la compra de un cable subterráneo, donde siempre debería influir la opinión de un profesional, sino más bien en las líneas de productos y marcas que se elijan para abaratar costos.

Los precios son importantes, sí, pero también las novedades, es decir, los nuevos productos que van saliendo al mercado y que en muchas ocasiones pueden dar las mismas soluciones, con la misma durabilidad, pero a un costo menor. Las marcas líderes son seductoras, pero salvo que tu presupuesto pueda permitirse ese lujo siempre es recomendable recurrir a productos intermedios.

El primer paso será empezar a investigar en los diferentes catálogos online que existen, donde vas a poder encontrar mucha información sobre iluminación, LED, cables, sensores, entre una gran variedad de productos. Te aconsejo que lo hagas con tiempo, con paciencia, y buscando asesoramiento en un segundo paso del proceso. Las empresas que se dedican a la venta de materiales eléctricos pueden ayudarte a encontrar la línea de productos que mejor se ajusta a tu proyecto y a tu presupuesto.

De modo tal que: a evitar las soluciones mágicas, en especial a un excesivo sentido del ahorro en estos materiales realmente importantes para que no tengas que gastar de más en pocos años al reemplazar cables e instalaciones que, de haber actuado con inteligencia, tendrían mucho tiempo más de vida útil.