Los nuevos desafìos de la industria maderera

La industria de la madera y la fabricación de muebles se redujo un 10,7 por ciento durante el 2019, según datos aportados por la La Federación Argentina de la Industria Maderera y Afines (FAIMA). Sin duda, se trata de uno de los sectores más castigados por la crisis económica durante los últimos años.

En el mismo sentido, datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), muestran que la actividad industrial general disminuyó un 7,2 por ciento hasta octubre del 2019, en comparación con igual periodo del año anterior.

Son tiempos difìciles para este sector; aunque cabe aclarar que se trata de una situación que obedece a la realidad general y externa a esta industria en sì misma, lo que provocó esta delicada realidad. Aún asì los protagonistas de este negocio, desde pequeñas empresas, pasando por carpinteros independientes, hasta grandes compañías que se dedican a la fabricación de muebles o aberturas, manifiestan su preocupación sobre el presente y el futuro de esta actividad.

Para poder sobrellevar este complicado contexto, se ponen en marcha diversas estrategias, entre las cuales, la incorporaciòn de tecnologìa, la reducción de costos a través de nuevas dinámicas en los procesos internos del negocio y renovados planes de marketing y publicidad son algunas de los más comunes.

Y es que, contrariamente a lo que puede suponerse en un primer acercamiento, la posibilidad de sumar máquinas al negocio puede resultar en un ahorro en el mediano corto plazo, gracias al aumento de la producción. La oferta disponible es amplia y diversa, como lo demuestran las páginas de empresas especializadas como Stihl, y permite comenzar a pensar en la posibilidad de intentar un cambio a través de la incorporación de nuevos productos.

Recordemos que, en líneas generales, este tipo de aparatos tiene una vida útil de unos 20 años, por lo que se amortiza aproximadamente en ese tiempo, lo que permite aprovechar sus beneficios por un plazo de tiempo razonable.

Por supuesto, estas inversiones permiten optimizar recursos inmediatamente, ya que es posible concentrar la producción y volverla más eficiente en aquellas mercaderías con mayor demanda.

Existe una gran cantidad de opciones que permiten concentrar la producción e incrementarla según la automatización de la etapa que se requiera en cada caso. Puede ser por ejemplo, a través de la incorporación de una seleccionadora, un agujereadora o una prensa. En este enlace se puede ver más sobre la variedad y alternativas existentes.

Otro consejo de oro en épocas de crisis tiene que ver con las inversiones en publicidad y marketing; lejos de ser un gasto que puede parecer poco pertinente, es siempre una buena decisión. Una pequeña suma de dinero por ejemplo, en una campaña online a través de los buscadores, es una opción interesante, ya que requiere de menos dinero que el necesario para una en medios tradicionales. No es casual que en los Estados Unidos, en 2019. la publicidad digital haya superado en inversión a la tradicional; una tendencia que seguramente se irá repitiendo en todo el mundo.