La encantadora experiencia de bucear en Filipinas

Haber asistido a una escuela de buceo profesional no sólo me ha permitido sumergirme en este encantador universo, también me abrió la cabeza como turista pues llegué a sitios del mundo a los cuales jamás hubiera llegado sin la pasión por el buceo. Uno de estos destinos es la República de Filipinas, un verdadero paraíso para los que amamos esta práctica.

Este país insular ubicado en el sudeste asiático es bañado por el océano Pacífico, rodeado además por el estrecho de Luzón, el mar de la China Meridional, el mar de Célebes y el mar de Filipinas. Aunque sufre terremotos y tifones, este país es riquísimo en recursos naturales, siendo uno de los que mayor biodiversidad ostenta a nivel mundial. ¿Sabías que este archipiélago suma más de 7100 islas? Es increíble. Y por supuesto una delicia para los que viajan con su equipo de buceo.

Ocurre que el archipiélago suelta anclas precisamente en lo que se conoce como Triángulo de Coral, con condiciones encantadoras para bucear en casi cualquier época del calendario, y disfrutar de una variedad de fauna y flora que en pocos sitios del mundo es posible encontrar. Con mi curso de buceo en Buenos Aires ya realizado y con mi licencia PADI en mano, partí a Filipinas. En lo que sigue, te cuento algunas de mis experiencias.

Hay que decirlo: hacer un listado de los mejores lugares para bucear en Filipinas puede ser sencillamente interminable. Como he dicho, aquel es uno de los paraísos más completos del mundo para los amantes del buceo, con sitios por doquier para disfrutar de esta actividad. Pero a continuación anotaré algunos de los que visité, para que sean tomados como una guía para los que tienen la suerte de llegar a este archipiélago, o bien para motivar a los que buscan un destino para el buceo de calidad.

Si bien son cientos los sitios para bucear, una parada ineludible es Malapascua, en Filipinas. Allí es posible encontrar especies que resulta casi imposible ver en otro sitio del mundo, como los peces mandarín y el tiburón zorro. Otro paso casi obligado es el santuario marino de Balicasag, con increíbles muros de coral, cientos de tortugas verdes que se pasean ante tus ojos, y una visibilidad que en ocasiones llega a los 40 metros. Eso sí: si querés disfrutar de esta inmersión te recomiendo reservar cupo con antelación, pues se trata de una excursión muy concurrida.

Los amantes del buceo también deberían pasar por Moalboal. Hay que decir que sus playas no son muy concurridas y tampoco son muy bonitas, aunque todo cambia en el mundo allí abajo. Miles de tortugas, sardinas y bellísimos corales donde hay cientos y miles de especies marinas de Filipinas. También recomiendo el paso por Dauin, que igualmente no tiene playas que sean bellísimas, aunque sí una propuesta muy bella para el buceo.

Tampoco se puede eludir el paso por Apo Island, una isla que está rodeada de muchos puntos de inmersión muy bellos. Se destaca la gran presencia de tortugas, además de peces de gran porte como los meros. Por último mencionaré a Padre Burgos, en Leyte, el lugar que los lugareños coinciden es el ideal para conocer de cerca al tiburón ballena, una especie que es posible disfrutar en esta región.

Como he dicho, el listado es sencillamente interminable. Filipinas es uno de los destinos por excelencia para bucear, y acaso lo mejor sea eludir algunas guías y aventurarse a la experiencia. Sin dudas, ningún amante del buceo estará decepcionado en un viaje a esta isla del sudeste asiático.