Estética, autoestima, y algunas de las opciones más elegidas por las mujeres

La cirugía estética, salvo en aquellos casos en donde es necesaria por motivos que hacen a la salud del paciente, generalmente tiene que ver con la autoestima, es decir, con la posibilidad de sentirse mejor con uno mismo y, además, bajo la mirada de los demás. En este contexto, el levantamiento mamario es la gran opción elegida por las mujeres porteñas, tal como podría confirmarlo cualquier cirujano plástico en Capital Federal.

 

Muchas mujeres optan por realizarse una operación de levantamiento mamario, en principio, porque les permite reencontrarse con esa parte de sus cuerpos de un modo mucho menos conflictivo. Por otro lado, hay que decir que la medicina estética ha generado avances realmente impresionantes en el sector, y aquellos que en décadas pasadas conformaba una rareza de la elite, hoy en día es parte de la generalidad.

El levantamiento mamario, cuyo nombre técnico es mastopexia, consiste esencialmente en un procedimiento quirúrgico que busca modelar las mamas y levantarlas. Esto puede tener un alto impacto en la autoestima de la mujer, en especial luego del puerperio y el período de lactancia, donde las mamas a menudo presentan caídas que pueden volverse bastante incómodas, no ya desde lo estrictamente físico, sino en el subjetivo ámbito de la autoestima.

 

No es de extrañar entonces que la mastopexia sea algo relativamente frecuente luego de que la mujer atraviese el embarazo y el período de lactancia. ¿Funciona realmente? Quiero decir, ¿funciona más allá de sus objetivos estéticos, mejorando además la autoestima de la paciente?

 

Todo parece indicar que sí. Una mujer que se siente incómoda con sus mamas difícilmente pueda sentirse a gusto consigo misma, y es sabido que luego del embarazo, con todos los cambios que ocurren a nivel hormonal y psicológico, volver a sentirse atractiva es un horizonte demasiado seductor como para dejarlo pasar sin ser analizado como corresponde.

 

En este punto podemos conjeturar que la estética y la autoestima van de la mano, y que debido a ese vínculo el objetivo primario de la medicina estética, aquel que verdaderamente justifica su existencia, es ayudar al paciente a que se sienta mejor consigo mismo para así mejorar su calidad de vida.

 

El levantamiento de mamas, decíamos, es la gran opción elegida por las mujeres, y al respecto la ciudad de Buenos Aires cuenta con una gran cantidad de centros de medicina estética y cirujanos plásticos altamente capacitados. En este contexto, es probable que la medicina estética siga avanzando en casi todos los terrenos que aborda, pero es difícil imaginar que pueda aparecer un sustituto tan eficaz como este tipo de intervenciones.

 

Ahora bien, el hecho de que muchas mujeres opten por esta alternativa no implica que lo hagan sin meditarlo durante algún tiempo. De hecho, las pacientes suelen estudiar el tema en detalle antes de tomar una decisión, así también como los lugares y profesionales en los que depositarán su confianza; de manera tal que incluso, en el sector de la salud, la autoestima, el “lucir bien”, es esencial para proyectar seguridad y solvencia.