Bótox: Ahora dicen que ayuda a aliviar dolores crónicos

Si la aplicación de bótox (el nombre comercial de la toxina botulínica) hasta ahora se circunscribió a los cursos de medicina estética, pues podría pasar también a la órbita de la medicina clínica general. Ocurre que nuevos estudios apuntan a que este producto no sólo ayuda a combatir las arrugas en el rostro sino que también es un efectivo paliativo para los dolores crónicos y que además no presenta efectos adversos.

Esta conclusión se desprende de un estudio que recientemente publicó Science Translational Medicine, una revista especializada, a cargo de la Universidad College de Londres (UCL). Investigadores de aquella academia británica concluyeron que el compuesto silencia signos de dolor, esto en prueba en la médula espinal de roedores.

Steve Hunt, parte del equipo de investigación, dijo que cuando se inyecta toxina botulínica en la columna vertebral, se ayuda a aliviar dolores crónicos y se evitan efectos adversos de adicción y de tolerancia, que a menudo están asociados al uso frecuente de drogas opioides. En el estudio se afirma que la aplicación de esta sustancia tan reconocida en el ámbito de la medicina estética bloquea el dolor del nervio por hasta cuatro meses, con la ventaja de que no afecta las respuestas normales al dolor.

¿Estamos ante una revolución del tratamiento de dolores crónicos? Hunt apunta a esta dirección, indicando que esta solución que emplea toxina botulínica supondrá un cambio de paradigma al eliminar la necesidad de ingerir en forma diaria opioides y derivados, como la morfina y el fentanilo. La agencia de noticias EFE explica en su repaso sobre este estudio de la UCL  que las sustancias que habitualmente se emplean en el tratamiento del dolor crónico (las mencionadas, por ejemplo la morfina) han demostrado ser efectivas en el corto plazo, aunque no en el largo. ¿Cómo se explica esto? Ocurre que el organismo desarrolla una tolerancia al uso repetido de este tipo de medicamentos. Esto sin mencionar que el uso de opiáceos puede activar regiones del cerebro que causan adicción.

De esta forma, los cursos para aplicar bótox ya no acotarían a la medicina estética sino que también formarían parte de la medicina general, en este caso la que se especializa en el tratamiento de las afecciones y dolencias crónicas.  Y no se trataría de una solución trivial: las conclusiones del estudio mencionado derivan de cinco años estudios, en los cuales empleados 200 roedores para emular las primeras instancias de dolores neuropáticos e inflamatorios.

Un control del comportamiento de estos “conejillos de india” reveló que pequeñas inyecciones fueron suficientes en las pruebas para detener los dolores crónicos por inflamaciones, al menos por un período de un mes.

Habrá que estar atentos a la evolución de estos descubrimientos, que sin dudas podría revolucionar la calidad de vida de muchas personas.

Vale señalar que el compuesto utilizado se trata de una deconstrucción de la molécula botulínica, que se vuelve a ensamblar con un tipo de opioide, resultando en un producto que ayuda a aliviar los dolores crónicos al ser inyectado en la médula espinal.