Alfredo Casero y su carrera como actor

Habiéndose desempeñado en distintos ámbitos como lo son el humor, la actuación y la música, Alfredo Casero es reconocido hoy como un completísimo artista argentino.

Alfredo Casero nació en Vicente López, Provincia de Buenos Aires, el 12 de Noviembre de 1962. La infancia de Casero se caracteriza por haber sido de gran dificultad, debiendo verse en la necesidad de comenzar a trabajar a muy temprana edad.

Casero y el mundo de la actuación

Alfredo Casero comenzó su intromisión en el mundo de la actuación en el año 1987, cuando empezó a estudiar con Norman Briski, actor, director de teatro y dramaturgo argentino. A su vez, acudió a seminarios dictados por Darío Fó y acudió a clases con William Wilcox Horne. Al tiempo, Casero comenzó a trabajar en el Humor-underground de Buenos Aires, que se encontraba para aquel momento en el Parakultural y que era, en aquel entonces, uno de los espacios más significativos y reconocidos para diferentes tipos de expresiones artísticas ligadas al teatro, a la música y a las artes plásticas.

Llegando a la pantalla chica

Alfredo Casero hizo su primera aparición en la televisión con un programa protagonizado por él, junto a Favio Posca, a Diego Capusotto, Mex Urtizberea, entre otros, que llevó el nombre de “De la cabeza”. Este programa se caracterizó esencialmente por un tipo de humos absurdo y surrealista (que era el tipo de humor de la época) y fue emitido por América TV, durante los años 1992 y 1993.

En ese año de 1993, el elenco de “De la cabeza” emigró de América TV para producir el programa con Raúl Naya.

Fue así como, en el año 1993, nace el programa que daría a Alfredo Casero un salto de éxito: “Cha Cha Cha”.  Cha Cha Cha significó una revolución en la televisión argentina de la época, con un programa a mucho delirio, absurdo, caos y  humor. Cha Cha Cha se caracterizó por ser un programa que despertaba la memoria colectiva de sus televidentes.

Tal fue el éxito de este programa, que se mantuvo en el aire durante cinco temporadas consecutivas.

Fueron muchos los programas que, nacidos posteriormente a los inicios de Cha Cha Cha, tomaron mucho de ese programa para sus formatos. Algunos de los más reconocidos fueron “Todo por dos pesos” (que fue producido por Marcelo Tinelli) y “Delicatessen” (que tuvo a cargo de su producción a Cuatro Cabezas). Estos programas no sólo tomaron de ejemplo mucho de lo incorporado por Cha Cha Cha – y, en menor medida, por De la cabeza – sino que, además, incorporaron a algunos de sus actores.

Con el paso de los años, Cha Cha Cha fue adquiriendo otros títulos y se fue enriqueciendo de la aparición de nuevos actores.

En el año 1995, el programa se llamó “Cha Cha Cha: Dancing en el Titanic”. Luego, en 1996, pasó a llamarse “Cha Cha Cha: El estigma del Dr. Vaporesco”. Y, finalmente, en 1997, llevó el nombre de “Cha Cha Cha: La parrilla del Xeñor”.

Todos los ciclos que vivió este programa se caracterizaron por la aparición constante de artistas famosos y personalidades de todo tipo.

Cha Cha Cha vio salir al aire su último programa el 13 de Agosto de 1997. Por una parte, Casero afirmó que podría ser posible atribuirle el final del programa a la “censura” que éste vivió como consecuencia de una importante serie de cartas de protesta recibidas por los anunciantes, de parte de diferentes grupos católicos, en repudio del personaje Peperino Pómoro (quien representaba una sátira a los microprogramas religiosos de horarios nocturnos). Sin embargo, sostuvo, también, que el verdadero motivo de la caída del programa se relacionó directamente con una severa escasez de espectadores.

De todas maneras, puede decirse que Cha Cha Cha supo marcar a la juventud de la época e instaurar un género de comedia que no era conocido hasta entonces.

Luego de Cha Cha Cha

Continuando con la carrera actoral de Alfredo Casero, en el año 1997, presentó en la medianoche de América TV el programa “Muenas Nochex”, aunque contó con tan sólo una emisión.

Al año siguiente, en 1998, Casero continuó su carrera en el ámbito de la música y en el de los monólogos. Así surgió “Sólo para entendidos”, monólogo que tuvo su presentación en el Teatro Concert de la Calle Corrientes y que se mantuvo en cartel durante un total de tres años. El éxito de este show fue tal, que consiguió una nominación en Mar del Plata para el premio “Estrella de Mar”, por la temporada 1999. A su vez, el show fue presentado también en otras grandes ciudades del país.

En paralelo, durante el año 1999, Alfredo Casero protagonizó dos especiales que llevaron por título el nombre de “Casero en Castellano” y que fueron emitidos por Canal 13.

Al mismo tiempo, entre 1999 y 2001, Casero participó como actor dramático en una serie de exitosos unitarios. En primer lugar, en 1999, encarnaría el personaje de Roberto Chitti en “Vulnerables”. Fue este personaje, diferente a todo lo que Casero habría hecho hasta entonces, lo que le valió una nominación en los Premios Martín Fierro como “Mejor Actor Revelación”. Esta serie contó con un total de dos temporadas, ganando en el año 2002 el premio Broadcasting.

Luego, en el año 2001, Casero tuvo participación en un unitario de nombre “Culpables”, en el que encarnó el papel de un cocinero, casado, con dos hijos (de los cuales, uno de ellos fue interpretado por el propio hijo de Casero, Nazareno), cansado de la rutina y abrumado por la muerte de su mejor amigo, cuya antigua novia es actualmente la mujer con la que él se encuentra casado. Esta serie fue ganadora del Premio Martín Fierro de Oro en el año 2002.

Cuatro años después de comenzado su éxito en calle Corrientes, Casero volvió a la misma en 2002 con “Casero, la opción del barrio”, show que fue presentado a lo largo de todo el año por el mismo teatro que había visto el surgimiento de “Sólo para Entendidos”.

En el verano de 2003, Casero presentó en el Teatro Variedades Concert de Córdoba, el show “Flanes de Flores”.

En el año 2004, Casero retomó el género de los unitarios en que había participado, con la serie dirigida por Daniel Barone, llamada “Locas de Amor”. Esta, se trató de la historia de tres mujeres, en la que cada una de ellas contaba con una cierta patología diferente, que pasan de estar internadas en un hospital psiquiátrico a compartir un departamento como método de integración en sociedad.

En ese mismo año de 2004, Casero actuó como conductor de un programa televisivo de entretenimientos, llamado “Uno contra Todos”. Este se trataba, básicamente, de un juego de preguntas y respuestas, brindando importantes premios económicos en efectivo. Este programa fue producido por Endemol Argentina y emitido por Canal 13.

Luego, en 2005, obtuvo un rol fundamental en la segunda parte de la serie televisiva “Sin Código”, producida por Adrían Suar y dirigida por éste, por Nancy Dupláa y Nicolás Cabré. En ella, Alfredo Casero interpretó el personaje de Rolo Wasserman.

En el año 2007, nace “The Casero Experimentado”, como un show multimedia presentado en el Teatro ND Ateneo de Buenos Aires, que obtuvo un  excelente recibimiento, tanto del público como de los críticos. En este show, Casero supo hacer un gran uso de diferentes recursos, tales como la animación, los monólogos, la música en vivo y distintos tipos de videos, presentando al público un sinfín de sorpresas de principio a fin del espectáculo.

Dos años después, en 2009, presentó, también en el ND Ateneo de Buenos Aires, un show muy similar a “The Casero Experimentado”,  que llevó el nombre de “A casaerian extravaganza” y que obtuvo el mismo excelente recibimiento que el show anterior. En el mismo año, Alfredo Casero tendría una importante participación en el programa televisivo “Tratame Bien” y, en 2010, en “Para vestir santos”.

En 2010, nace el exitazo de “Estese Confuso”, en donde Casero sería capaz de mostrar todo su talento y, sobre todo, su gran versatilidad. Estese Confuso consiste en una serie de escenas fragmentadas, en las que aparecen diferentes personajes (de él mismo y de otros), presentando además un montón de situaciones distintas, pensamientos, reflexiones, que fluyen y se entremezclan entre un embrollo de palabras y frases inventadas y de distintas maneras de decir una misma cosa. Estese Confuso se caracterizó por llevar consigo infinidad de sensaciones, risas, como así también reflexiones, tanto del cuerpo del ser humano, como de la dimensión política de las máquinas, los personajes de la vida cotidiana y un ser nacional.

Luego, en el año 2013, tuvo una aparición fundamental como protagonista en la serie “Farsantes”, junto a Griselda Siciliani, a Facundo Arana, a Benjamín Vicuña y a Julio Chávez.

Casero y la pantalla grande

Al mismo tiempo, Alfredo Casero ha contado con un historial en los espacios cinematográficos.

Casero ocupó un importante papel en el film “Antigua vida mía” (2001), producido por Héctor Olivera. La notoriedad que adquirió en el cine tras ese papel lo llevó a, en el mismo año, protagonizar el film “Todas las azafatas van al cielo”, producido por Daniel Burman, en donde encarnó el papel de un joven médico viudo que viaja en un avión, llevando consigo las cenizas de si difunta esposa.

Luego, en el año 2006, Alfredo Casero formó parte – junto a otros tantos importantes actores – de “Cortos que animan: 5 historias sobre VHI/SIDA”, presentado por la Fundación Huésped. Este proyecto tuvo una duración de cuarenta minutos y presentaba cinco cortometrajes en los que se abordaban distintos aspectos de la vida con esta enfermedad. Al mismo tiempo, este film se caracterizó por la utilización de muchas y diferentes técnicas (como la animación, el 3D, el collage, entre otras).

En el proyecto de Fundación Huésped, Casero tuvo su participación como voz invitada en el corto Rolo y Colo en “No te hagas la cabeza”. Este corto presentaba a Rolo, quien, contando increíbles anécdotas acerca de sus aventuras sexuales, comienza a sospechar y a tener miedo de haber contraído el virus del VIH/SIDA.

En el año 2008, Casero volvió a la pantalla grande, con un papel protagónico en el film “Gigantes de Valdes”, en donde encarna el personaje del Capitán Morelo.

Alfredo Casero recibió, además, dos premios Konex: uno de 2001 como unipersonal y uno de 2011 como Actor de Televisión.

En la actualidad, Casero se encuentra con una nueva creación: “Disertación sobre lo bello, lo bueno y el bien”. Esta producción teatral de Damián Sequeira, tendrá como protagonistas a Alfredo Casero junto con Diego Rivas y Javier Bacheta.

1 Comentario

  1. Alfredo casero soy de la época de chá chá chá! Como me hacian reir por dios Luego crecistes tanto como artista que no se puede ceer lo grade que sos! Te adoro. La rosa es sanadora te lo puedo asegurar. Que hermoso don te Dio la vida, has aprovechado muy buen de el, hasta has atravesado el oceano con shima uta, la cancion de la isla. Tu con esta cancion has logrado el presagio, shima uta atraveso el oceano por vos y llego puro el mensaje como dice la letra. Querido Alfredo te quiero y te admiro. Maria rosa..ojala este mensaje llegue puro como la cancion de shima uta. Un beso

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *