Estética, autoestima, y algunas de las opciones más elegidas por las mujeres

La cirugía estética, salvo en aquellos casos en donde es necesaria por motivos que hacen a la salud del paciente, generalmente tiene que ver con la autoestima, es decir, con la posibilidad de sentirse mejor con uno mismo y, además, bajo la mirada de los demás. En este contexto, el levantamiento mamario es la gran opción elegida por las mujeres porteñas, tal como podría confirmarlo cualquier cirujano plástico en Capital Federal.

 

Muchas mujeres optan por realizarse una operación de levantamiento mamario, en principio, porque les permite reencontrarse con esa parte de sus cuerpos de un modo mucho menos conflictivo. Por otro lado, hay que decir que la medicina estética ha generado avances realmente impresionantes en el sector, y aquellos que en décadas pasadas conformaba una rareza de la elite, hoy en día es parte de la generalidad.

El levantamiento mamario, cuyo nombre técnico es mastopexia, consiste esencialmente en un procedimiento quirúrgico que busca modelar las mamas y levantarlas. Esto puede tener un alto impacto en la autoestima de la mujer, en especial luego del puerperio y el período de lactancia, donde las mamas a menudo presentan caídas que pueden volverse bastante incómodas, no ya desde lo estrictamente físico, sino en el subjetivo ámbito de la autoestima.

 

No es de extrañar entonces que la mastopexia sea algo relativamente frecuente luego de que la mujer atraviese el embarazo y el período de lactancia. ¿Funciona realmente? Quiero decir, ¿funciona más allá de sus objetivos estéticos, mejorando además la autoestima de la paciente?

 

Todo parece indicar que sí. Una mujer que se siente incómoda con sus mamas difícilmente pueda sentirse a gusto consigo misma, y es sabido que luego del embarazo, con todos los cambios que ocurren a nivel hormonal y psicológico, volver a sentirse atractiva es un horizonte demasiado seductor como para dejarlo pasar sin ser analizado como corresponde.

 

En este punto podemos conjeturar que la estética y la autoestima van de la mano, y que debido a ese vínculo el objetivo primario de la medicina estética, aquel que verdaderamente justifica su existencia, es ayudar al paciente a que se sienta mejor consigo mismo para así mejorar su calidad de vida.

 

El levantamiento de mamas, decíamos, es la gran opción elegida por las mujeres, y al respecto la ciudad de Buenos Aires cuenta con una gran cantidad de centros de medicina estética y cirujanos plásticos altamente capacitados. En este contexto, es probable que la medicina estética siga avanzando en casi todos los terrenos que aborda, pero es difícil imaginar que pueda aparecer un sustituto tan eficaz como este tipo de intervenciones.

 

Ahora bien, el hecho de que muchas mujeres opten por esta alternativa no implica que lo hagan sin meditarlo durante algún tiempo. De hecho, las pacientes suelen estudiar el tema en detalle antes de tomar una decisión, así también como los lugares y profesionales en los que depositarán su confianza; de manera tal que incluso, en el sector de la salud, la autoestima, el “lucir bien”, es esencial para proyectar seguridad y solvencia.

Tirar, reutilizar o recomponer: claves para mantener el orden

Sin dudas, una de las tendencias más marcadas en los últimos años es la relacionada al minimalismo, una propuesta de estilo de vida que se basa en tener menos posesiones materiales, vivir más ordenadamente y tomar mayor conciencia de que tenemos y para qué.

Después de años de explosión de consumo en los cuales la meta era tener más, ahora el foco es tener cosas que funcionen bien, estén cuidadas y preservadas y eviten el desecho innecesario que tanto daño hace al planeta. Una de las impulsoras de esta tendencia es la japonesa Marie Kondo, quien con el método que lleva su nombre impuso una moda global en la cual evitar el desperdicio, el caos y el desorden van de la mano con tener una vida mucho más equilibrada, relajada y libre de estrés.

Lo que propone Marie Kondo es evaluar cada una de nuestras pertenencias y ver si nos traen felicidad, si tienen un fin práctico, si las estamos aprovechando al máximo o sólo las estamos acumulando por no saber soltarlas y hacerlas circular entre otras personas que también las necesiten.

Aunque su método pueda parecer un poco extremo entre muchos de nosotros, parte de su filosofía se puede tomar y hacer parte de nuestra vida y nuestra rutina no sólo para evitar el desorden, sino para evitar gastar dinero innecesario en adquirir cosas nuevas sólo porque hay una oferta atractiva, una nueva característica que nos parece de repente vital o porque no sabemos realmente qué tenemos en casa.

Una buena opción es analizar el funcionamiento de las cosas que tenemos, por ejemplo, de los electrodomésticos. Esta es una de las áreas más costosas de la vida de las personas ya que, con la enorme oferta de productos y la evolución tecnológica constante que traen los nuevos modelos, muchas veces nos sentimos forzados a reemplazar un objeto en vez de recomponerlo. Por ejemplo, los televisores han cambiado mucho en muy poco tiempo y cada vez ofrecen más ventajas de comodidad para los usuarios pero, ¿son cosas que realmente necesitamos y a las que les vamos a dar un uso que sea coherente con el gasto? Buscar un servicio técnico tv para que revise el estado de nuestros televisores y monitores de computadora puede ser una gran forma de darle una nueva vida a un objeto que vemos, poco a poco, con fecha de vencimiento cada vez más cercana.

Los profesionales podrán evaluar opciones de mejora y preservación para que podamos evitar una compra que no necesitamos. Claro que en por ejemplo, nuestro guardarropas las decisiones personales, pero en lo que respecta a electrodomésticos cuyo funcionamiento nos excede necesitamos contar con un profesional, como es el caso de https://servicedigital.com.ar/ , una empresa dedicada a reparar y diagnosticar este estilo de artefactos.

Podemos devolverle la vida a algún televisor que hayamos guardado y que creemos que no tiene solución y evitar llenar la casa de más objetos. Saber reutilizar y reparar son, aunque cueste trabajo creerlo, algunas de las maneras más eficientes de ahorrar no sólo en dinero, sino en espacio y comodidad. ¿Qué esperas para revisar qué no va más y a qué darle una nueva chance?

 

¿Por qué cada vez más personas incluyen visitas a centros de estética en sus rutinas?

Los centros de estética urbanos ofrecen una solución a la falta de tiempo de muchas personas que, enredados en sus horarios demandantes y obligaciones, necesitan un tiempo dedicado al bienestar y al cuidado personal cerca de sus hogares. En ellos pueden encontrar diferentes tipos de tratamientos estéticos que les permiten sentirse mejor consigo mismos y relajarse en una ajetreada rutina sin necesidad de tomarse unas vacaciones ni dedicar largas horas a ello.

Muchos centros de estética y spas urbanos ofrecen soluciones generales a problemas físicos como la obesidad, la celulitis y hasta a mejorar la circulación sanguínea con aparatos de última tecnología y profesionales expertos que pueden llevar a cabo tratamientos efectivos que sólo requieren un compromiso breve y semanal para sus clientes.

Es el caso de Probella Centro de Estética, un exitoso emprendimiento en Morón que ofrece un abanico de posibilidades para sus clientes que van desde cirugías estéticas hasta tratamientos poco invasivos. Su versatilidad a la hora de contar con opciones crea una fidelización extraordinaria entre sus clientes que empiezan con una solución específica y terminan volviendo para explorar sus opciones en cuestión de salud y mejora personal.

Es importante buscar un centro de estética que más allá de promociones y descuentos irresistibles ofrezca una supervisión médica responsable y pueda guiar a los pacientes a través de los procesos con confianza y transparencia. Muchos de estos lugares no cuentan con las habilitaciones necesarias y pueden tener altísimos riesgos para la salud de los pacientes, así que siempre es recomendable buscar a los mejores profesionales en el área y escuchar atentamente los diagnósticos y opciones que ellos recomienden.

Lo que comenzó siendo una moda pasajera y una invasión de franquicias es hoy una necesidad para muchas personas que quieren fortalecer su autoestima, sentirse mejor cambiando la apariencia de ciertas partes de sus cuerpos que los incomodan y tomarse un tiempo para dedicarse.

Cada vez más personas, sin importar su género o estilo de vida, confían en este tipo de centros para poder vivir un poco mejor. Uno de los tratamientos más demandados tanto por hombres y mujeres es el de transplante capilar en Argentina, una técnica que se conocía antes como inalcanzable pero que desde que llegó de mano de expertos al país es una tendencia cada vez más pedida. Aunque la cantidad de sesiones depende de cada caso, funciona no sólo para pacientes con calvicie avanzada sino como una medida preventiva para aquellos que ven como inminente la pérdida de su cabello.

Lo que puede ser tomado como superficial, es en muchos casos una práctica que beneficia al paciente tanto interna como externamente dándole seguridad, confianza y un bienestar que atraviesa completamente lo estético y ayuda a que vivan vidas más completas y con menos preocupaciones a la hora de enfrentarse al mundo. Es sólo cuestión de encontrar el mejor lugar para asesorarse y darle una oportunidad a un cambio físico que puede traer innumerables ventajas emocionales y estar mucho más al alcance de lo que solíamos creer.

Una medicina más saludable, el nuevo paradigma mundial

 

En todo el mundo y también en la Argentina, la preocupación por alimentarse naturalmente y llevar una vida lo más saludable posible crece sin pausa. Este interés se ve en varios sectores, desde el cuidado del cuerpo, pasando por la alimentación hasta la selección consciente de alimentos con menor procedimientos industriales.

 

Algunos indicadores ilustran esta tendencia. De acuerdo a Estadista, el valor de las ventas minoristas de alimentos para la salud y el bienestar, entre enero y mediados de noviembre de 2017, en Brasil ascendieron a 28.320 millones de dólares. En México alcanzaron casi 17.000 millones de dólares.
En la Argentina, la Sociedad Argentina de Nutrición, asegura que un 5 por ciento de la población es vegana, y que el número va en aumento.

Las etiquetas de los productos elaborados industrialmente despiertan el interés de los consumidores y a su vez, de las autoridades, quienes también han tomado cartas en el asunto, a través de nuevas reglamentaciones que tienden a visibilizar aún más elementos considerados nocivos para la salud como el azúcar, el sodio o las grasas.

 

De la misma manera, el interés por conocer el contenido de los alimentos, también se manifiesta el de los medicamentos. El mismo interés de las personas se observa en lo relacionado con los elementos que componen un remedio. La preferencia, siempre que sea posible, por recetas con componentes naturales, gana terreno.

 

Así lo confirman, los profesionales de Farmacia Técnica, con más de 30 años de experiencia en el rubro, quienes observan la tendencia a volcarse a lo natural.

 

Más aún, esta inclinación a favor de ingredientes naturales y opciones de tratamiento por fuera de la medicina tradicional promete seguir creciendo. Una encuesta realizada en los Estados Unidos en 2017 encontró que el 45 por ciento de los consultados que no hacían tratamientos homeopáticos, podrían intentarlo.

 

Según un relevamiento encargado por el diario Clarín, el 16% de los argentinos utiliza regularmente la homeopatía y por lo menos un 40% la ha utilizado alguna vez.

A pesar de tener varios detractores, esta medicina alternativa sigue consolidándose y constituyéndose como una opción elegida por más cantidad de gente, quienes buscan en estos conocimientos, una forma menos invasiva de tratar algunas enfermedades.

 

La preparación magistral del medicamento que se llevará al propio cuerpo es apreciado particularmente.

Los medicamentos homeopáticos se elaboran a partir de extractos de plantas, como la Belladonna; sustancias minerales como el fósforo o el azufre; de sustancias de origen animal como la abeja o la cantárida.

 

Elaborar las recetas prescritas por los profesionales, en dosis exactas y en las formas que las normas prevén son características de estos remedios. Se puede saber más sobre este aspecto en el siguiente enlace http://farmaciatecnica.com.ar/remedio-homeopatico/.

Otro aspecto relacionado con esta tendencia es la mayor conciencia de un sector de la población en cuanto a la importancia de consumir antibióticos u otras drogas sólo en los casos en los que es necesario, sin automedicarse y evitándolos; siempre que sea posible.

 

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) posee un programa regular a nivel mundial para la toma de conciencia y el trabajo conjunto de las naciones, con el fin de reducir el consumo de este producto, ya que su abuso lleva a los efectos contrarios, fomentando y haciendo más fuertes las bacterias que pretende destruir.

De acuerdo a un estudio realizado por el sistema de salud británico de 2014, las infecciones resistentes a los antibióticos provocan unas 700 mil muertes al año.